Masaje Bebé

¿Sabías que darle masajes a tu bebé puede traerle muchos beneficios para su salud y bienestar?

Los masajes para bebés son una práctica milenaria que se ha transmitido de generación en generación en diferentes culturas. No solo sirven para aliviar los molestos cólicos del lactante, sino que también ayudan a crear un vínculo afectivo entre tú y tu pequeño.

En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre los masajes para bebés: qué tipos hay, cómo hacerlos y qué ventajas tienen.

Los masajes para bebés son una forma de comunicación no verbal que consiste en aplicar suaves presiones y movimientos sobre la piel del bebé con las manos.

Se pueden usar cremas o aceites especiales para facilitar el deslizamiento y aumentar la sensación de placer.

Los masajes se pueden hacer en cualquier momento del día, pero se recomienda hacerlos después del baño o antes de dormir, cuando el bebé está más relajado y receptivo.

Los masajes para bebés tienen una duración variable según la edad y la tolerancia del niño, pero lo ideal es que no superen los 15 o 20
minutos
. Es importante respetar el ritmo y las preferencias del bebé, y no forzarlo si no le gusta o se muestra incómodo.

Lo mejor es crear un ambiente tranquilo, con una temperatura agradable, una luz tenue y una música suave.

¿Qué tipos de masajes para bebés hay?

Existen diferentes técnicas de masajes para bebés según el objetivo que se busque y la necesidad individual del niño.

Algunas de las más conocidas son:

  • Masajes para cólicos del bebé: se centran en el abdomen y las piernas del bebé, y sirven para aliviar los dolores causados por los gases acumulados en el intestino. Se hacen con movimientos circulares y presiones suaves en el sentido de las agujas del reloj, y se alternan con flexiones y extensiones de las piernas hacia el pecho.
  • Masajes relajantes para bebés: se hacen en todo el cuerpo del bebé, desde la cabeza hasta los pies, y sirven para calmarlo y prepararlo para el sueño. Se hacen con caricias suaves, roces y pellizcos delicados, siguiendo el sentido de la circulación sanguínea.
  • Masaje Shantala: es una técnica originaria de la India que se basa en una secuencia de movimientos rítmicos y armoniosos que abarcan todo el cuerpo del bebé. Se hace con aceite de sésamo templado y se acompaña de una canción o un mantra. Tiene un efecto relajante, estimulante y equilibrante sobre el niño.

¿Qué beneficios tienen los masajes para bebés?

Los masajes para bebés aportan numerosas ventajas tanto físicas como emocionales para el niño y sus padres. Algunos de estos beneficios
son:

  1. Estimulan el desarrollo sensorial, motor e intelectual del bebé.
  2. Mejoran la circulación sanguínea, la respiración y la digestión del niño.
  3. Refuerzan el sistema inmunológico y previenen enfermedades.
  4. Alivian los dolores musculares, articulares y abdominales del bebé.
  5. Favorecen el sueño y reducen el estrés del niño.
  6. Fomentan el apego y la confianza entre el bebé y sus padres.
  7. Potencian la autoestima y la seguridad del niño.
  8. Transmiten amor, cariño y respeto al bebé.

Como ves, los masajes para bebés son una forma maravillosa de cuidar a tu hijo y de disfrutar juntos de un momento especial.

Te animamos a probarlos y a compartir con nosotros tu experiencia.

Recuerda que estos son consejos generales y no profesionales, y que siempre debes consultar con tu pediatra antes de hacer cualquier masaje a tu bebé.

¡Feliz masaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Al continuar navegando por este sitio web, acepta el uso de cookies. Si desea obtener más información sobre cómo utilizamos las cookies en este sitio web, consulte nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad